Por favor, use este identificador para citar o enlazar este ítem: http://cybertesis.uni.edu.pe/handle/uni/2222
Título : Evaluación de los daños ocasionados en el sistema de abastecimiento de agua debido al terremoto del 15 de agosto de 2007 en la provincia de Pisco
Autor : Alcántara Toribio, Marco Antonio
Asesor : Olivarez Vega, Jorge Luis
Palabras clave : Efectos de terremotos;Redes de tuberías;Bombeo de agua;Sistema de abastecimiento de agua;Aguas residuales
Fecha de publicación : 2013
Editorial : Universidad Nacional de Ingeniería. Programa Cybertesis PERÚ
Resumen : El 15 de agosto del 2007 ocurrió un sismo de magnitud 7.9 escala de Momento y VI-IX, según la escala de Mercalli. Sucedió a las 18:40:47 hora local, con una duración de 175 segundos. Tuvo su epicentro a 40km al oeste de Chincha y 150km al sur oeste de Lima, con hipocentro a 39km de profundidad. Hubo 513 fallecidos, 291 heridos, 431 mil damnificados, 76000 viviendas destruidas, daños en las líneas vitales agua, desagüe, luz, comunicación, transporte. Los principales daños observados en el sistema de agua y desagüe fueron: El agua superficial captada por canales tuvo un corte del servicio y aumento de la turbiedad por destrucción del canal de conducción. El agua sub superficial captada por galerías filtrantes aumento en turbiedad por ingreso de agua contaminada por las grietas que se presentaron en paredes de los cámaras de inspección. El agua subterránea captada por pozos presentó un deterioro de la calidad ya que ingresó arena al agua producto de la aceleración del suelo. La estructura tuvo una pérdida de verticalidad. En la línea de conducción, hubo diversos puntos donde la tubería se rompió producto de la deformación del suelo ya que presentó desplazamiento horizontal y vertical. Se pudo notar que en los lugares con suelo blando saturado sufrió más daños, ya que hubo licuación del suelo. Los daños fueron en la unión entre las tuberías, cuando se juntaron sufrieron esfuerzos de compresión. Debido a esto se rompieron las campanas de las tuberías especialmente en tubería de material de asbesto cemento y concreto reforzado, En reservorio de almacenamiento de tipo apoyados no mostró daños. Los que sí sufrieron daños fueron los reservorios elevados con vigas y columnas, presentaron daños en los nudos entre las columnas y vigas. En estos nudos, se desprendió el concreto de revestimiento y dejó descubierto el acero. En las redes de distribución, hubo deterioro en las tuberías de material de concreto reforzado, asbesto cemento, hierro fundido y aisladamente en tubería de PVC. Los daños fueron en las uniones y cuerpo del tubo, donde fueron sometido a compresión y desplazamiento, producto de la aceleración del suelo, En las conexiones domiciliarias, las averías fueron en los empalmes entre la tubería con los accesorios o en la unión entre tuberías; estas uniones se realizaron mediante pegamentos que con el sismo se desprendieron. En las redes colectores, los daños fueron en los tuberías de concreto simple normalizado, estos con el tiempo ya se deterioran, producto de la acción química de los sulfatos. Con el sismo, estas tuberías se comportan como galletas, ya que el concreto no trabaja a tracción y cuando ocurre un sismo las fuerzas que se presentan son tracción compresión, corte y torsión. Los buzones ubicados en suelos blandos tienden a elevarse respecto del nivel del terreno. En las estaciones de bombeo se cayeron los tableros electromecánicos, presentaron grietas en los muros y techos, rotura de accesorios de hierro fundido como es el caso de estación de bombeo de Leticia que se rompió la válvula check y se tardó más de 15 días en conseguir el reemplazo: En la estación de San Miguel, en Pisco se cayó el trasformador que alimenta a la estación de bombeo. Las principales recomendaciones para proteger infraestructuras de agua y saneamiento cuando ocurra un sismo son: en la captación mediante galerías filtrantes, los muros de las cámaras de inspección deben ser colocando wáter stop en las juntas de construcción, añadir fibras al concreto y cubrir con polietileno. La línea de conducción debe ser considerada una línea vital antisísmica, para ello se debe colocar tubería de alta ductilidad con uniones soldadas, ya sea mediante bridas para el caso de tubería de hierro dúctil o fusión para polietileno. Este tipo de instalación es necesaria cuando la tubería cruza suelos blandos donde puedan sufrir licuación, Los reservorios no deben ser elevados y si necesariamente es elevado debe tener soporte de muros sólidos y no columnas con vigas. Las redes se deben sectorizar considerando el mapa de peligros y con tuberías de alta ductilidad como Hierro Dúctil o Polietileno. En las conexiones domiciliaras, las uniones entre tubería y los accesorios se recomienda roscadas y no pegadas. En los colectores, las tuberías deben ser de material de alta ductilidad, de preferencia en los primarios o emisores. Las tuberías no deben presentar uniones flexibles sino soldadas y debe haber flexibilidad en la unión entre la tubería y el buzón. El sistema recomendable es una línea vital diseñada para soportar terremotos, para ello se debe diseñar colocando disipadores sísmicos que trabaje como un fusible. Este dispositivo debe ser una unión tipo acople rápido con suficiente holgura y traslape que observe las aceleraciones del suelo y el desplazamiento de la tuberías.
URI : http://cybertesis.uni.edu.pe/handle/uni/2222
Derechos: info:eu-repo/semantics/openAccess
Aparece en las colecciones: Ingeniería Sanitaria y Ambiental

Ficheros en este ítem:
Fichero Descripción Tamaño Formato  
alcantara_tm.pdf4,85 MBAdobe PDFVisualizar/Abrir


Los ítems de DSpace están protegidos por copyright, con todos los derechos reservados, a menos que se indique lo contrario.