Por favor, use este identificador para citar o enlazar este ítem: http://cybertesis.uni.edu.pe/handle/uni/5050
Título : Red de vigilancia de la calidad del aire de la ciudad de Madrid – Comparación técnica – Legislativa con la ciudad de Lima
Autor : Velarde Mautino, Jose Antonio
Asesor : Becerra Paucar, Rosa Amparo
Palabras clave : Aire;Contaminación del aire;Contaminantes atmosféricos
Fecha de publicación : 2014
Editorial : Universidad Nacional de Ingeniería
Resumen : El problema de la contaminación del aire no es un problema reciente. Se trata de un fenómeno del que ya nuestros antepasados fueron conscientes, sobre todo en lo que se refiere a la generada por el hombre. El descubrimiento del fuego, hace un millón de años, creo la primera fuente significativa de contaminación del aire. En los dos últimos siglos el problema de la contaminación atmosférica ha aumentado notablemente como resultado de la frenética actividad humana. El crecimiento industrial y demográfico provocó en seguida un aumento de la demanda de energía cuyo logro y aprovechamiento posterior en vías a lograr un nivel desarrollo mayor, se tradujo en la emisión de grandes cantidades de sustancias nocivas y desechos que afectaban y degradaban la atmosfera. Este problema provoca en nuestra delicada y vital atmosfera un progresivo deterioro de esta. Parece complicado y mucho más a estas alturas, que el hombre deba de abandonar su forma de vida y su tecnología, pero si debe usarla para reducir el impacto creado y dejar a las futuras generaciones un mundo lo menos degradado posible. Las Redes de Vigilancia del aire, son el principal instrumento para la evaluación de la calidad del aire. Cada red está formadas por un conjunto de estaciones equipadas con instrumentos de medida en continuo que registran la evolución de las concentraciones de los principales contaminantes. En algunos casos también se registran la variables atmosféricas: velocidad y dirección del viento, temperatura, lluvia y presión, indispensables para la correcta interpretación de la evolución de las concentraciones de los contaminantes. Los equipos de medida miden entre otros contaminantes SO2, CO, NO2, O3, PM10, PM2,5 para los cuales existen normas establecidas. Estas normas establecen valores para proteger la salud humana del efecto adverso de la contaminación y exigen tomar medidas cuando se sobrepasan ciertos niveles. Es de destacar que en la normativa que regula los límites de los contaminantes Partículas y dióxido de nitrógeno, el valor límite anual de PM10 es ligeramente más tolerante en Lima que en Madrid. En el primero es de 50 μg/m3, mientras que el segundo es de 40 μg/m3. No obstante la OMS es más estricta, esta establece un valor de 20 μg/m3. En cuanto a las partículas más finas PM2,5 sucede lo contrario, el valor límite anual para la ciudad de Madrid es más tolerante que la de Lima. Para la primera es de 25 μg/m3 mientras que en la segunda es de 15 μg/m3. Vuelve a ser más estricta el valor límite establecido por la OMS, el cual es de 10 μg/m3. Llama la atención la gran diferencia en el valor límite anual de dióxido de nitrógeno. En la ciudad de Madrid este valor es de 40 μg/m3 mientras que en la ciudad de Lima este es 100 μg/m3. El valor recomendado por la OMS es el mismo que el de Madrid, es decir 40 μg/m3. Las personas transitan por las ciudades con el fin de realizar una serie de actividades de su interés como trabajar, estudiar, hacer compras y visitar amigos. Este traslado puede llevarse a cabo ya sea caminando o utilizando vehículos motorizados (autobuses y automóviles) o no motorizados (bicicletas) . Dicha circulación, reflejada en el consumo de espacio, tiempo, energía y recursos financieros, también puede traer consecuencias negativas como contaminación atmosférica, acústica, accidentes y congestión vehicular. El intenso proceso de urbanización de las sociedades en las últimas décadas deja en evidencia la necesidad de cuidar las ciudades para que los espacios ofrezcan una buena calidad de vida, lo cual incluye condiciones adecuadas de movilidad de personas y mercancías. Esta necesidad se intensifica en las grandes metrópolis que ya registran graves problemas sociales, económicos y ambientales relacionados con el desplazamiento de sus habitantes. Los problemas de contaminación atmosférica de Madrid, comenzaron a ser evaluados a partir de 1968 por medio de redes manuales, llegando a disponer en ese momento de 40 captadores de muestra, que recogidos diariamente, se analizaban en laboratorio. Con los años la tecnología y la legislación se han ido añadiendo y modificando y esa primera red ha ido creciendo hasta cubrir toda la ciudad de Madrid y disponer actualmente de 23. En la ciudades de Madrid, como de Lima se han producido episodios de contaminación severa de la atmósfera. En Madrid, desde el 26 de noviembre de 1979, hasta el 8 de diciembre del mismo año, se registró en esta ciudad el primer episodio de alta contaminación que se encuentra totalmente documentado, en cuanto a las concentraciones registradas en la ciudad. Se llegó a rebasar la emergencia de segundo grado (mil microgramos por metro cúbico) de partículas en suspensión, y en siete ocasiones la de primer grado (seiscientos microgramos por metro cúbico) y los niveles tolerables. Este conocimiento fue posible gracias a que en esa época ya Madrid contaba con su Red de Vigilancia del aire que estaba constituida por “solo” dieciséis estaciones fijas de medición, dotadas todas ellas de aparatos de detección en tiempo real de dióxido de azufre y partículas en suspensión. Para afrontar el problema se declaró, siguiendo los pasos que la normativa vigente establecía, la situación de alerta por contaminación en Madrid. La declaración, realizada por Bando de Alcaldía, incluía un conjunto de medidas transitorias de obligado cumplimiento, tanto en cuanto a encendido de calefacciones, como a regulación de tráfico, etc. que se aplicaron exhaustivamente, y que fueron eficaces para limitar la gravedad potencial del episodio a pesar de su larga persistencia de doce días. EL monitoreo de la contaminación atmosférica en Lima comenzó en el año 1986 con la monitorización de partículas totales en suspensión (PTS) en la estación CONACO (Av. Abancay-Lima). En Lima se conoce de episodios de contaminación atmosférica urbana relevantes; básicamente referido a emisiones de polvo por industria ladrillera y el destacado caso por contaminación por partículas de plomo procedente del transporte de minerales que afectaron a la población aledaña en el Puerto del Callao. Conocer la Red de Vigilancia de Madrid y compararla con la de Lima, puede ser útil para poder adelantarnos en los problemas que esta ciudad ha tenido y tiene. En algún momento debemos a llegar a tener, un Sistema Integral de Vigilancia que esté en condiciones de ayudar a proteger la salud de los Limeños
URI : http://cybertesis.uni.edu.pe/handle/uni/5050
Derechos: info:eu-repo/semantics/restrictedAccess
Aparece en las colecciones: Ingeniería Sanitaria y Ambiental

Ficheros en este ítem:
Fichero Descripción Tamaño Formato  
velarde_mj.pdf11,68 MBAdobe PDFVisualizar/Abrir


Este ítem está sujeto a una licencia Creative Commons Licencia Creative Commons Creative Commons