Por favor, use este identificador para citar o enlazar este ítem: http://cybertesis.uni.edu.pe/handle/uni/6421
Título : El impacto del programa de apoyo a la pequeña y microempresa (PAME) en los sectores rurales - Perú 2008-2014
Autor : Carrizales Huamalíes, Florentino Guilverton
Asesor : Solorzano Vargas, Julio
Palabras clave : Pequeña y microempresa (PAME);Sectores rurales
Fecha de publicación : 2015
Editorial : Universidad Nacional de Ingeniería
Resumen : Uno de los aspectos que ha caracterizado al sector financiero de América Latina en la última década son los significativos cambios producidos en la profundización financiera de los países, esto significa que amplios sectores de la población tengan acceso al financiamiento bancario. No obstante, los beneficios de estos cambios sólo han ocurrido en el ámbito urbano y además sobre determinados segmentos de la población. Uno de los sectores que aún permanece marginado de este proceso es el de la microempresa. Como una forma de hacer frente a esta carencia, desde los primeros años de la década pasada se ha desarrollado esfuerzos significativos para atender el déficit de financiamiento a este sector; fenómeno al que se denomina microfinanzas. Aunque estos esfuerzos se han orientado fundamentalmente a atender las necesidades de microcrédito, las microfinanzas cubren toda una gama de servicios financieros a micro-escala, entre los que se encuentra el crédito, los depósitos y los seguros. La mayor parte de la literatura sobre el tema reconoce el amplio desarrollo que ha tenido la industria micro financiera en Bolivia, Colombia y Perú, y también rescatan importantes experiencias en Centro América y el Caribe, incluyendo a México. El financiamiento rural en general se refiere a una amplia gama de servicios financieros ofrecidos por proveedores que operan y facilitan recursos en esta área específica. En particular las microfinanzas rurales comprenden instituciones financieras supervisadas y no supervisadas, de mayor o menor dimensión, que proporcionan servicios financieros reducidos a los campesinos pobres y pequeños productores rurales, así como servicios financieros de mayor cuantía a las empresas de elaboración de productos agropecuarios y a otras pequeñas y medianas empresas rurales. Las instituciones de micro financiamiento (IMF), abarca una amplia gamma, que va desde las asociaciones de ahorro y crédito rotatorio, las cooperativas, organismos no gubernamentales (ONG) y compañías financieras, hasta los bancos rurales y los bancos de desarrollo agropecuario (FIDA 2003). El financiamiento informal a través de “proveedores informales”, en la mayoría de los países no se encuentra documentado, sin embargo, cumple una labor significativa y relevante en el financiamiento rural. Estos agentes de crédito normalmente corresponden a intermediarios en la cadena agropecuaria, son proveedores de insumos, centros de compra, empresas de factoraje, corredores de seguros y almacenes o bodegas. Muchos de ellos son comerciantes o empresas distribuidoras nacionales. La presencia de estos actores surge como consecuencia de la poca presencia de la banca comercial en el financiamiento rural y representan una alternativa que soluciona en parte la escasez de crédito formal. La mayor parte de los estudios referidos al micro financiamiento rural indican, pese su avance, que aún persiste un fuerte rezago frente a lo que ocurre en el ámbito urbano. En términos generales, se señala que las áreas rurales son zonas con baja demanda, con mayores costos de transacción y que poseen estacionalidad en la producción. En la mayoría de los países el sector agropecuario sigue siendo la principal actividad económica de las zonas rurales, y como tal, está sujeto a una serie de riesgos inherentes a la actividad: cambios por variación climática, frecuencia de desastres naturales, y habituales variaciones en los precios. Estos elementos lo convierten en un sector de mayor riesgo lo que eleva los costos del crédito. En los estudios también se detecta que no existe una conceptualización adecuada de los objetivos finales de este tipo de financiamiento, sesgándose hacia los objetivos de las instituciones financieras. No se toma en cuenta que este tipo de micro financiamiento debe ser un medio para lograr el despegue de estos emprendimientos rurales, de tal modo que el impacto que se debiera medir debe centrarse en atender si los beneficiaros rurales han logrado mejorar su productividad, la diversificación productiva, la innovación y una mejora en su gestión empresarial. El presente informe trata sobre el impacto del Programa de Apoyo a la Pequeña y Microempresa (PAME) en los sectores rurales del Perú entre los años 2008 y 2014, a finde encontrar algunas conclusiones generales sobre el papel de las microfinanzas. Además, plantear algunas recomendaciones y propuestas para mejorar este tipo de evaluación.
URI : http://cybertesis.uni.edu.pe/handle/uni/6421
Derechos: info:eu-repo/semantics/embargoedAccess
Aparece en las colecciones: Ingeniería Económica

Ficheros en este ítem:
Fichero Descripción Tamaño Formato  
carrizales_hf.pdf1,74 MBAdobe PDFVisualizar/Abrir


Este ítem está sujeto a una licencia Creative Commons Licencia Creative Commons Creative Commons