Por favor, use este identificador para citar o enlazar este ítem: http://cybertesis.uni.edu.pe/handle/uni/6731
Título : El seguro de crédito a la exportación y su desarrollo en el Perú
Autor : Bazán Aguilar, Gisel Marlene
Asesor : Macavilca Tello, Bartolomé
Palabras clave : Política de exportaciones;Exportaciones
Fecha de publicación : 2012
Editorial : Universidad Nacional de Ingeniería
Resumen : Dentro del proceso de globalización y economía de mercado que experimentamos a nivel mundial hoy en día resulta imprescindible promover y facilitar el comercio internacional. La exportación e importación de bienes extranjeros donde el comprador se sitúa en un país y el vendedor en otro es motivo de gran preocupación e incertidumbre debido al desconocimiento de los contratantes, las diferentes legislaciones mercantiles, los tipos de cambio y el control de divisas, entre otros factores; de no ser por la existencia de las cartas de crédito, las cuales son utilizadas diariamente en operaciones que representan miles de millones de dólares a nivel mundial. Cuando se compra y vende productos o servicios siempre hay la preocupación si van a pagar o no por esos productos o servicios. El cliente tiene por su parte una preocupación similar dado que no sabe si cuando pague le van a entregar los productos o servicios que quiere. Cuando estamos ante compras locales la preocupación es menor dado que la mayor de las veces se pagará en simultáneo contra la entrega de las cosas que se está comprando y cuando eso no se pueda fácilmente se puede conocer la reputación empresarial o personal de las personas y en casos extremos se podrá formular las quejas o incluso demandas judiciales a que hubiere lugar. En las importaciones o exportaciones o en general en las transacciones internacionales el tema es mucho más complicado dado que si no se paga por una exportación los costos de un proceso judicial son altísimos. Es recomendable así que siempre se trate de encontrar referencias comerciales de las empresas con las cuales se va a hacer negocios internacionales, pero por más referencias que tenga eso muchas veces no será suficiente. En las operaciones de compraventa, tanto domésticas como internacionales, siempre existe un riesgo latente, el impago de la operación; además en las operaciones internacionales hay otra serie de riesgos añadidos (diferentes legislaciones, aduanas, de tránsito largos, etc.). Por ello, dependiendo de todos estos factores y fundamentalmente de la confianza que haya entre las partes de que cada uno cumplirá sus obligaciones, se elegirá un medio u otro. Para el que exporta bienes, lo recomendable será siempre obtener el pago por adelantado, pero si eso no es posible (se advierte que el importador también tiene la preocupación que, si le paga primero a su contraparte, éste no haga la exportación) lo más recomendable será usar el instrumento financiero llamado Carta de Crédito. Básicamente la Carta de Crédito consiste en que un banco ubicado en el país del exportador garantiza que le va a pagar al exportador por cuenta del importador una vez que este reciba los bienes y se asegure que estos cumplen los requerimientos sobre calidad y entidad de los productos importados o cualquier otro requisito pactado por las partes. El exportador enviará sus productos con la confianza que sabrá que le van a pagar dado que ya tiene la carta de crédito emitida por un banco en su país. El importador tiene la seguridad que se hará el pago sólo una vez que verifique que los bienes importados se encuentran conformes. La supervisión de la empresa depende, cada vez más, de factores externos sobre los cuales no se ejerce ningún control, representando una preocupación constante, por la dificultad que le supone a la misma enfrentarse a ellas con sus propios recursos. Es cada vez más, junto al análisis y valoración de los riesgos patrimoniales de las empresas la toma en consideración de los riesgos comerciales derivados de sus ventas a crédito. Por lo cual las empresas actualmente optan por la adquisición de un seguro de crédito. Las agrandes empresas suelen utilizar este sistema para tener la seguridad de que van a ser rembolsados en el tiempo estipulado, más allá de que el propio comprador no pague lo adeudado. Es así como, hoy en día, las compañías aseguradoras de crédito constituyen un auténtico modelo de eficacia solvente. Eficacia que se apoya en la calidad de los medios humanos y materiales. Cuentan con personal altamente cualificado, organización precisa, instalaciones en vanguardia tecnológica, solvencia económica, etc., todo ello contribuye a financiar el alto grado de confianza que la compañía infunde a sus asegurados.
URI : http://cybertesis.uni.edu.pe/handle/uni/6731
Derechos: info:eu-repo/semantics/embargoedAccess
Aparece en las colecciones: Ingeniería Económica

Ficheros en este ítem:
Fichero Descripción Tamaño Formato  
bazan_ag.pdf4,62 MBAdobe PDFVisualizar/Abrir


Este ítem está sujeto a una licencia Creative Commons Licencia Creative Commons Creative Commons