Por favor, use este identificador para citar o enlazar este ítem: http://cybertesis.uni.edu.pe/handle/uni/9366
Título : Pinturas industriales y su uso como protección contra la corrosión
Autor : Loro Ramírez, Martín César
Palabras clave : Protección contra la corrosión;Industrias de pinturas
Fecha de publicación : 2007
Editorial : Universidad Nacional de Ingeniería
Resumen : Pintura, es un compuesto químico que al aplicarlo sobre una superficie forma una película seca, con la función de proteger y embellecer. La norma ASTM D 16-84, la define como: composición líquida pigmentada que se convierte en una película sólida y opaca después de su aplicación en capa fina. Los principales componentes de un recubrimiento protector son: el aglutinante ó resina, el pigmento, el solvente y los aditivos. Ya que el aglutinante es el más importante en la determinación de las propiedades de la película protectora, los recubrimientos son generalmente identificados de acuerdo con él. Para obtener una pintura, el pigmento seco en polvo debe ser dispersado en una solución de resina o vehículo. En este proceso se rompen los aglomerados hasta llegar al tamaño de las partículas primarias, mediante el "mojado" de las mismas con el vehículo y la incorporación de gran cantidad de energía mecánica utilizando equipos especiales como dispersores y molinos. El vehículo estabiliza el pigmento evitando que se formen nuevamente los aglomerados. Una vez dispersado el pigmento, la base de molienda se completa y diluye con más vehículo y solvente y los aditivos necesarios para conferir las propiedades deseadas y completar la fórmula final. Una vez controladas las propiedades y obtenida la aprobación respectiva por parte de control de calidad, la pintura estará lista para ser filtrada y envasada. Para una buena calidad en el desarrollo de una pintura se realizan varios controles, los más importantes son: % de sólidos, densidad, viscosidad, fineza, secado, repintado, “no sagging” (chorreamiento), tiempo de vida útil, brillo. La corrosión de los metales es un proceso natural por el cual, estos, tienden a alcanzar un estado más estable. Existen muchas formas de corrosión, así como muchos métodos para poder controlarla. Un programa exitoso de control de la corrosión utiliza tantos métodos disponibles como sea necesario y práctico. Los recubrimientos protegen de la corrosión al acero proporcionando: (1) una barrera contra los electrolitos, (2) una inhibición química a las reacciones corrosivas o (3) protección galvánica (catódica). Sin considerar el mecanismo protector en particular, la película protectora debe adherirse bien y poseer otras propiedades necesarias. Los tres mecanismos principales de curado del recubrimiento son la oxidación de aceites secantes, la evaporación de un solvente o del agua, y las reacciones químicas. Los recubrimientos que no son modificados durante el curado son llamados no-convertibles; los que sufren una reacción química se llaman convertibles. Existen muchos distintos sistemas para la protección de superficies de acero contra la corrosión. La selección apropiada de un sistema para una estructura en particular debe estar basada tanto en el ambiente que se enfrentará como el tipo del servicio que se llevará a cabo. El sistema de recubrimiento proveerá la protección deseada sólo si es aplicada correctamente a una superficie suficientemente preparada. Con las muchas limitaciones puestas sobre las formulaciones para recubrimientos, los productos modernos de alto rendimiento deben ser escogidos cuidadosamente y aplicados a superficies apropiadamente preparadas, para obtener la máxima eficiencia.
URI : http://cybertesis.uni.edu.pe/handle/uni/9366
Derechos: info:eu-repo/semantics/openAccess
Aparece en las colecciones: Ingeniería Petroquímica

Ficheros en este ítem:
Fichero Descripción Tamaño Formato  
loro_rm.pdf2,88 MBAdobe PDFVisualizar/Abrir


Este ítem está sujeto a una licencia Creative Commons Licencia Creative Commons Creative Commons